Cafeteras de cápsulas 3 productos

Espresso del Capitano


Máquinas de café en cápsulas con un sistema exclusivo patentado para infusión con un tiempo rápido de calentamiento y una presión de su bomba de 19 a 20 BARES, superior a la mayoría de máquinas de café en cápsula del mercado.


La historia del café expreso es muy interesante, nace y se desarrolla en Italia. El café espresso fue inventado en 1901 por un empresario italiano llamado Luizi Bezzera, en aquellos tiempos para hacer un buen café se tardaba mucho más tiempo que ahora y el ideó un sistema que permitía reducir ese tiempo introduciendo la presión al proceso. Llamó a su nuevo invento “máquina rápida del café” - espresso en italiano significa rápido – y pronto se percató que no sólo se reducía el tiempo de elaboración sino que además era mejor café que cualquiera de los anteriores, esto es debido a que un tiempo más rápido evitaba algunos de los problemas de la sobre-extracción como el sabor demasiado amargo. Pocos años después el empresario vendió su patente a Desidero Pavoni y en 1938 M. Cremonesi desarrolló un sistema de pistón que permitía hacer café sin llegar a hervir el agua, evitando así el sabor de café quemado del espresso original. Después de la Segunda Guerra Mundial se mejoró aún más el proceso, cuando Achille Gaggia en 1946 lanza al mercado una máquina con pistón que hacía un café con una fina capa de espuma que hoy llamamos “crema”. Más tarde se sustituyó el pistón por un sistema eléctrico con una bomba mecánica y una caldera, la empresa que realizó este salto cualitativo fue la italiana Faema en 1961 con su máquina E61, el agua viajaba por un tubo llamado cambiador desde la fuente, pasando por la caldera, hasta el café, consiguiendo una temperatura óptima para el agua.


El camino ha sido largo hasta llegar a la revolución de las máquinas de café en cápsula, que permite tener asegurado la mayoría de los factores necesarios para hacer un buen café, como son:


- Una buena cafetera de expreso, fundamental para que el agua atraviese el café a la temperatura, uniformidad y presión adecuadas.Espresso del Capitano


- Un tiempo correcto que evita que el café tenga poco cuerpo o un gusto amargo y con poco aroma.


- Facilidades para un buen mantenimiento preventivo de la cafetera siendo el problema principal la cal. Existen diferentes posibilidades como son los filtros ablandadores del agua o las cápsulas de limpiado del circuito. Es recomendable usar agua mineral natural o destilada para evitar en la medida de lo posible la cal.


Si a esto le unimos un buen café en cápsula tenemos asegurados otros de los factores necesarios:


- Calidad del café, debiendo estar adecuadamente tostado.


- Cantidad del café, siendo la cantidad óptima de 7 gramos para el expreso.


- Molido adecuado, fino y uniforme para que el agua a presión no encuentre huecos por donde pasar fácilmente.


- Apelmazado correcto.


Todo esto es posible con la unión de las máquinas de café ofrecidos por Tastaris y el café en cápsula de Tupinamba.

Carrito  

(vacío)

Boletín electrónico

Publicidad

Presentes en